En el marco de la Estrategia de reducción de emisiones 20/20, Teresa Artigas, y el portavoz del grupo municipal de Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio, han presentado hoy en rueda de prensa cuatro nuevas instalaciones solares.

Tres de los paneles, que se instalarán en cubiertas de equipamientos municipales, funcionan con tecnología fotovoltaica, para la producción de energía eléctrica. Está prevista su colocación en el Cuartel de Policía Local de La Paz, en el edificio de Vialidad (en Vía Hispanidad) y en el Centro Deportivo Municipal Siglo XXI. Asimismo, se va a adquirir una placa híbrida, que combina la tecnología fotovoltaica con la termosolar, con el objetivo de, además de obtener energía eléctrica limpia, calentar agua con los rayos del sol. Esta última se colocará en el Parque de Bomberos nº1. La inversión total es de 200.000 euros, con un coste aproximado de cada una de estas instalaciones de 50.000 euros.

Esta partida de 200.000 euros forma parte de un conjunto de enmiendas de CHA a los Presupuestos de 2017 “destinadas a luchar contra el cambio climático, fomentar la eficiencia energética y apostar por el desarrollo sostenible”, como las dos partidas destinadas a impulsar las azoteas verdes en equipamientos y viviendas municipales con un valor total de 300.000 euros, los 430.000 destinados al Proyecto Agros y los 500.000 para impulsar la recogida selectiva de residuos orgánicos.


Esta actuación evitará que se produzcan y se emitan a la atmósfera 85 toneladas de CO2 al año. Asimismo, está previsto que la amortización económica de estos equipamientos se cubrirá en 7 años.

Como Teresa Artigas ha recordado, estas acciones se enmarcan en el Plan Global de Ahorro Energético y de Reducción de Emisiones, una hoja de ruta transversal a todas las áreas del Ayuntamiento y que sitúa la lucha contra el cambio climático entre las prioridades del Gobierno municipal.

Zaragoza tiene un objetivo global de reducción de emisiones en un 20% para el año 2020 tal y como se comprometió en el Pacto de Alcaldes” (suscrito en abril de 2011). “Nos hallamos ante un reto colectivo de cara a las generaciones futuras –ha recalcado Artigas- pero, además, este ahorro en emisiones llevará consigo un ahorro económico importante para las personas que habitan en Zaragoza y para las arcas municipales”.