Cuando adoptas en vez de comprar, estás dando una segunda oportunidad para que un animal abandonado pueda encontrar un hogar a la vez que estás adquiriendo una gran responsabilidad, un perro no es un regalo, es una mascota.

Más del 30% de los animales que se regalan en Navidad son abandonados o cedidos meses después. No contribuyas a esta cifra y NO regales mascotas. Un animal no es un juguete que se tira cuando te cansas o está viejo, es un ser vivo que necesita muchos cuidados y un dueño responsable.

Adopta con responsabilidad.