Ayer 17 de julio se entregó al Ayuntamiento el informe de auditoría sobre los costes de la linea 1 del tranvía para conocer el coste de ejecución del proyecto de construcción y puesta en marcha y como afecta al dinero público, en forma de subvención, concedido para ello a la Sociedad de Economía Mixta Los Tranvías de Zaragoza de la que el 20% es propiedad municipal y el 80% restante de un pull de empresas en el que están Ibercaja, FCC, Acciona, CAF, TUZSA y CONCESIA.

La auditoría, encargada por licitación pública al auditor externo Moore Stephens, se ha hecho para conocer el coste real y saber si la aportación pública (Ayuntamiento y DGA al 50% y por un valor de 128,7 millones, de los que DGA en principio no ha hecho frente a 40) se ajusta a lo que está justificado.

La auditoría ha concluido que:

  • Las administraciones sólo podían subvencionar aquello que es gasto o inversión y no otros conceptos.
  • Del importe total, 319 millones sin IVA, 387 en total, sólo están correctamente justificados 281.
  • Esto se debe a:
    • El IVA (unos 42 millones) no puede cubrirse por una administración pública puesto que la SEM se ha deducido el 100% del mismo,
    • Reservas financieras destinadas, una parte a un saldo mínimo que solo pueden ser usados para ir devolviendo prestamos y otra a reservas de reposición de equipos y materiales a lo largo de los 25 años siguientes que según el auditor debe financiar la empresa explotadora con sus ingresos de explotación (billete y la subvención municipal al billete). Suman 31 millones de euros.
    • Casi 4 millones de gastos que exceden los importes ofertados en los pliegos.
  • Además, 31,3 millones derivados de gastos financieros durante la construcción, no estaría los datos en manos del ayuntamiento por confidencialidad, pudiendo ser entregados de manera inmediata por la empresa
  • Si se justifica adecuadamente ese capítulo, el coste de la obra debidamente justificada sería de 310 millones, y la aportación pública debería haber sido de 99,9 millones en vez de 128.

El viernes el gobierno de la ciudad tomará conocimiento formal de la auditoría y estudiará tomar las medidas necesarias para ajustar el desequilibrio existente (previos informes jurídicos que puede encargar) entre lo que efectivamente ha pagado, lo que tenía que pagar y la parte que se reclama como deuda a DGA con la que el diálogo continúa abierto. Así mismo se reunirá con la SEM Los Tranvías.

En ningún caso se pone en peligro la continuidad del servicio ni su viabilidad.