Zaragoza, desde la época romana ha vivido de sus huertas, entre 700 y 800 torres de los alrededores de Zaragoza  daban de comer a toda su población. Los  ‘torreros’ desde sus huertas cargaban con sus productos para venderlos en el Mercado Central. La misma huerta que ahora se encuentra en estado de regresión por abandono, sustitución de cultivos y la amenaza de la expansión urbana.

ECOZARA, HERMANOS MENÉ y  Manuel Granel empresas ubicadas en Montañana, participan de sendas iniciativas públicas destinadas a recuperar la huerta de Zaragoza.

Ecozara  es uno de los 12 proyectos que forman parte de la iniciativa ‘Huertas Life Km 0’ lanzada por el Ayuntamiento de Zaragoza que tiene como objetivo Recuperar el suelo fértil periurbano de Zaragoza e Impulsar  la actividad de nuevos eco-agricultores.

Una dificultad con la que se han tenido que enfrentarse los nuevos agricultores surgidos de esta iniciativa, ha sido  las travas legales para la venta directa de sus productos, travas que se han venido a solucionar con la aprobación  de la  LEY 7/2017, de 28 de junio, de Venta Local de Productos Agroalimentarios en Aragón.

Esta nueva ley permite vender a pie de finca todos sus productos y de otros agricultores siempre que no haya intermediarios.

El pasado día 5 de noviembre en las instalaciones de Ecozara se celebró un encuentro (simposio) donde además de degustar los productos de la huerta aragonesa, se  habló de la importancia de incorporar productos ecológicos y saludables en nuestra mesa. A este acto asistieron  numerosos representantes de colectivo del tejido social zaragozano.  

Sara Mené, y Carlos Bada socios de Ecozara señalan: “en Ecozara no solo cultivamos y vendemos nuestras verduras ecológicas a precios muy competitivos, sino que también puedes venir y recolectar tu propia verdura”.   

Ecozara es un lugar donde se puede encontrar una gran variedad de productos ecológicos, cultivados por nuestros mejores agricultores.

Cuenta tambien  con la colaboración del biólogo Enric Bourrut  como asesor  y colaborador voluntario para  conservar la biodiversidad de un pequeño humedal que hay situado muy cerca del huerto. Suyos son también los burros que se encargan de las tareas de tracción animal de la finca.

Otra iniciativa, a cargo del CITA (Centro de Investigación Agraria) ha tenido lugar en Montañana, se trata de la presentación  del Grupo Operativo para el desarrollo de la huerta de Zaragoza.

El grupo está compuesto por siete entidades y coordinado por el CITA y va a investigar qué productos hortofrutícolas son los más sostenibles y adaptables al entorno y recuperar variedades tradicionales propias de la mayor calidad, además de cómo impulsar su comercialización.

Está compuesto por un total de siete organizaciones, dos son las beneficiarias del mismo: la Sociedad Cooperativa Agraria San Lamberto y la empresa frutícola Hermanos Mené. Las otras cinco, son miembros no beneficiarios de este grupo. A saber, la Asociación de Hortelanos y Productores de Zaragoza, el Ayuntamiento de Zaragoza, el detallista Manuel Granel, la Universidad de Zaragoza y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), responsable de la coordinación de los trabajos.

La investigadora de la Unidad de Hortofruticultura del CITA, Ana María Sánchez, explica que el grupo trabajará para buscar cultivos “lo más eficientes y menos problemáticos con el medioambiente posible”.

Además, “queremos no sólo incorporar, sino también recuperar variedades tradicionales propias de la mayor calidad como el tomate rosa o la borraja, que se adaptan muy bien a las condiciones del entorno y permiten un cultivo sostenido en el tiempo”, añade Sánchez.

Otro de los objetivos del estudio es buscar un modelo de distribución y de comercialización de estos productos que permita superar la actual dispersión para mejorar el abastecimiento y la disponibilidad de los productos de la huerta de Zaragoza para los consumidores, satisfaciendo así la demanda creciente de productos hortícolas más sostenibles, más saludables y de mayor calidad.

Para las entidades beneficiarias, la creación de este grupo de trabajo supone “una fuerte apuesta por la mejora de los productos de la huerta de Zaragoza, así como por un trabajo de investigación cuyos resultados puedan plasmarse en nuestras hortalizas”, tal y como afirma Vicente Mené, gerente de Hermanos Mené.

El Grupo Operativo se encuentra en su fase de diseño y se prevé que su actividad se prolongue durante tres años. Cuenta con 10.000 euros de financiación de los que el 80% proceden de la aportación del Gobierno de Aragón y de los fondos FEADER y el 20% restante es sufragado por los beneficiarios del Grupo Operativo.