Hace unos minutos, en la Comisión de Economía y Cultura, se ha conseguido la aprobación de todos los grupos menos el PP para modificar el destino del remanente del año pasado lo que implica la salida del plan de ajuste en que Fernando Gimeno nos metió en 2012 y que nos sometía al control del Ministerio de Hacienda de Montoro.
 
Además, la buena gestión de todo el equipo económico del ayuntamiento, con Fernando Rivarés a la cabeza, consigue que esa salida se haga 5 años antes de lo previsto (el año 2022).
 
En la práctica, salir del plan de ajuste supone quitarnos el yugo de la intervención del Ministerio de Hacienda y permitirá poder contratar a funcionarios que se van jubilando, acometer mayores inversiones o acceder a otras otras fuentes de financiación que las actuales entre otros aspectos.
 
El saneamiento de las cuentas de la ciudad, atendiendo a las personas más necesitadas y sin subir impuestos a quienes menos tienen y sí a ese 10% más rico de la ciudad es una de las prioridades económicas del gobierno de Zaragoza en Común.
 
A aquellos que día a día nos dicen que no sabemos gestionar, recordarles que ya finalizamos 2016 presentando un balance económico muy positivo, con una reducción de la deuda por debajo de los límites de lo que marca la Ley Montoro dejándola en un 108% tras encontrarla en un 124%, habiendo pagado casi 80 millones de euros un montón de sentencias que nos encontramos, reducido en 25 millones las facturas pendientes a proveedores o amortizando en más de 100 millones la deuda financiera antes de mitad de legislatura.