Los representantes de Zaragoza en Común en la Sociedad Municipal Ecociudad Zaragoza han dado un paso más en la “cuestión de confianza” para abordar necesariamente el debate sobre el modelo de gestión del agua y saneamiento en la ciudad.

Agotado el mes ofrecido a la oposición para plantear un proyecto alternativo sin haber recibido ni una sola propuesta, Pedro Santisteve (presidente), Teresa Artigas (vice presidenta) y Pablo Muñoz (vocal) dejan sus puestos en el Consejo de Administración de Ecociudad para abordar de lleno el debate sobre “cómo queremos depurar las aguas de Zaragoza”.

Mediante una moción, se ha planteado al resto de grupos políticos bien validar el proyecto de gobierno para la sociedad planteado por ZeC o bien plantear un proyecto alternativo para la misma junto la propuesta de un nuevo equipo de gobierno para la Sociedad Municipal Ecociudad.

La decisión de la oposición PP-CS-PSOE de mantener en Ecociudad un permanente bloqueo a las iniciativas derivadas del proyecto de gobierno de la sociedad planteado por Zaragoza en Común ha llevado a dicho sociedad municipal a una situación insostenible en términos de gobernabilidad. Siendo una sociedad que gestiona un servicio estratégico y extremadamente delicado para la vida de los zaragozanos y zaragozanas como el saneamiento de nuestras aguas.

Con la propuesta que se debate hoy en la moción y dada la decisión de PP-CS-PSOE de gobernar “desde la oposición” la sociedad municipal Ecociudad, el Gobierno de Zaragoza en Común propone a estos grupos la posibilidad de plantear lealmente un

proyecto de Gobierno alternativo para la misma, así como el equipo humano que la lleve adelante.

Eso no significa una dejación de funciones o falta de ideas. Se trata de poner sobre la mesa el programa de diez puntos para el Gobierno de Ecociudad. Queremos hablar de proyecto y futuro para una sociedad clave en el día a día de nuestros vecinos y vecinas. Hablamos de proyecto antes que de personas, por eso hemos decidido dar un paso adelante y presentar la dimisión de los miembros de ZEC en sus cargos de la SM Ecociudad: Presidente, Vice-Presidenta y vocal.

Evitamos así que de nuevo el diálogo con la oposición tenga la tentación de perderse una vez más en el estéril laberinto de las valoraciones personales, en vez de lo que es realmente importante: cuál es el futuro y el proyecto de gestión para la SM Ecociudad.

Zaragoza en Común no renuncia a un proyecto para el gobierno de Ecociudad, diseñado en su programa de diez puntos. Ni a la posibilidad de liderarlo desde el equipo de gobierno de la SM Ecociudad.

La renuncia de nuestros cargos, al igual que ya hicimos en la liquidación impuesta por esos mismos grupos municipales en la SM [email protected], es la posibilidad final que planteamos para encontrar un espacio leal de diálogo con la oposición que deshaga la situación de parálisis a la que el bloqueo sistemático que ha ejercido hasta ahora de cualquier acción de gobierno efectiva ha llevado.

Esta es la propuesta política de Zaragoza en Común para Ecociudad:

1º Gestión pública del ciclo integral del agua. Gestionar desde el propio Ayuntamiento tanto el abastecimiento y la potabilización como el saneamiento y la depuración del agua.

2º Evitar el negocio del agua. Tal y como marca la Directiva Europea Marco del Agua, el agua no es una mercancía ni tiene que ser aprovechada para el enriquecimiento. Las tasas o impuestos deberán ir encaminados exclusivamente al pago de los costes de los servicios relacionados únicamente con el agua. También debe garantizarse el acceso al agua de cualquier persona, con herramientas como tarifas sociales y progresivas.

3º Inversión pública en las infraestructuras del agua. Es necesario que las inversiones que se impulsen cumplan los criterios de racionalidad, eficiencia y sostenibilidad.

4º Control de las contratas de depuración y saneamiento. En tanto en cuanto parte de los servicios se presten de manera externalizada, es imprescindible intensificar el control sobre las empresas privadas que lo gestionan.

5º Participación en la gestión pública del agua. Es imprescindible incorporar a la ciudadanía en la toma de decisiones estratégicas respecto a la gestión del agua así como en la evaluación de las políticas realizadas mediante mecanismos de rendición de cuentas.

6º Más claro, agua. Es imprescindible incorporar mecanismos legales de transparencia en la gestión, encaminados a que la ciudadanía disponga de toda la información.

7º Prevención de errores e irregularidades. Las sociedades mercantiles pueden cometer irregularidades y errores, por ello es necesario poner en marcha procedimientos para prevenirlos.

8º Responsabilidad social de Ecociudad. La empresa Ecociudad, como ente municipal, debe garantizar el empleo de calidad de su personal y velar por el que depende de sus contratas.

9º Ecociudad, empresa pública 2.0. Paralelamente a que se rescata el servicio de depuración y saneamiento para la gestión directa por el ayuntamiento, es preciso plantear alternativas para que la experiencia de la empresa municipal pueda colaborar en la mejora de los servicios públicos.

10º Un pacto a largo plazo para garantizar los recursos estratégicos de la ciudad. El agua, como principal recurso estratégico de una ciudad, debe ser sometida a un

acuerdo que vaya más allá de una legislatura y que garantice el control de la misma por parte de los ciudadanos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies