Zaragoza en Común ha denunciado la falta de inspectores, una cifra que se ha reducido casi a la mitad, pasando de 44 a 28 y manteniendo tan sólo uno en el SAE durante los sábados por la mañana para atender las incidencias de toda la ciudad de Zaragoza
Además, también se doblan las frecuencia de varias líneas durante los fines de semana y empeoran otras durante todo el verano 

 

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado el empeoramiento del servicio de autobús urbano: ningún bus cumple la ordenanza de accesibilidad, se han doblado los tiempos de las frecuencias de paso y 66 autobuses, de un total de 366 unidades con que actualmente cuenta la flota, superan los 17 años de antigüedad. 

La portavoz de la formación, Elena Tomás, ha denunciado en comisión que el servicio de autobús es “cada día peor”, con “buses chatarra”, “frecuencias mayores a las de hace un año” y marquesinas “más pequeñas e incómodas”, además de que muchas de ellas llevan sin montarse tras nueve meses de cumplimiento del plazo, debido a que no se le ha exigido a la multinacional JC DECAUX, que cumpla el plazo comprometido con el Ayuntamiento. 

De un total de 366 unidades con que actualmente cuenta la flota, 66 superan los 17 años de antigüedad. 

De ellos, 9 autobuses del modelo Iveco Cityclas, incorporados en el año 2005 están al borde de los 19 años de antigüedad; 5 unidades del modelo Mercedes-Benz Citaro O-530, incorporadas en el año 2006 tienen ya casi 18 años; 3 unidades articuladas de la marca Man NG-313F, que llegaron a la flota también en el año 2006 rozan  los 18 años; 14 unidades del modelo Mercedes-Benz Citaro O-530, incorporadas en el año 2007 circulan hacia los 17 años de antigüedad; 10 unidades del modelo Iveco Cityclas, incorporadas en el año 2008 y  cumplieron el pasado mes de abril los 16 años de antigüedad: 15 unidades articuladas del modelo Iveco Citelis, que entraron a formar parte de la flota en el año 2008, cumplieron los 16 años el pasado mes de mayo; 6 unidades –del total de 10 existentes- de microbuses modelo Dennis Dart-SLF, incorporadas en el año 2006, se aproximan a los 18 años de antigüedad “siendo este hecho de especial trascendencia si tenemos en cuenta que son los vehículos destinados al transporte de viajeros de movilidad reducida”, ha señalado Elena Tomás. 

La edil ha denunciado que ningún autobús de los que están circulando en la actualidad  cumple la ordenanza de accesibilidad y ha destacado que, además, los nuevos 40 autobuses anunciados por el gobierno en varias ocasiones no llegarán hasta el año 2025. 

Elena Tomás ha acusado a Chueca de “mentir en el presupuesto”, ya que el año pasado el gasto en movilidad fue de 142 millones de euros y se han presupuestado 103. 

Faltan conductores, buses e inspectores y sobran minutos de espera

Zaragoza en Común ha denunciado la falta de inspectores, una cifra que se ha reducido casi a la mitad, pasando de 44 a 28 y manteniendo tan sólo uno en el SAE, el sistema de control y localización de los buses en tiempo real,  durante los sábados por la mañana para atender las incidencias de toda la ciudad de Zaragoza. Además, la edil ha asegurado que la empresa “está forzando tantas horas extras al mes por falta de conductores que a veces hay trabajadores con más de 11 horas diarias conduciendo”.

En este sentido, la formación ha señalado que los cambios que el gobierno planteó de cara al verano han sido realizados para “cuadrar los kilómetros a la empresa, no para garantizar un servicio de calidad”. 

“Todos los servicios externalizados, cuando llegan las vacaciones o los fines de semana, tienen que autoorganizarse para garantizar unos estándares de calidad, pero ustedes lo que hacen con el servicio de autobús es empeorar aún más el servicio y las frecuencias”, ha señalado Tomás. 

Se doblan las frecuencias los sábados

En la línea 54, los usuarios pasarán de esperar 11 minutos, a 22. En la 55 y la 58, de 9 a 18 en ambos casos. En la 57, de 8 a 16 minutos.  En la línea C4 la frecuencia pasará de 9 a 12 minutos. En la 32, de 13 a 15. En la 35 de 14 a 16 minutos. En la 28 de 12 a 14 minutos. Y en la 36 de 16 a 20 minutos. 

Además, en verano también aumentarán las esperas para la Circular 1, con cuatro minutos más, y la Circular 2, con tres minutos más. La línea 31 sumará otros tres, la 35 y la 36 sumarán otros 5 minutos cada una y la línea 44 sumará 6 minutos más de espera. 

Asimismo, ha preguntado en comisión qué soluciones se van a dar ante los errores que  se producen en los datos que reflejan las marquesinas: pantallas que pierden la señal, tiempos de espera que cambian de forma constante y  líneas sin información.

La formación ha denunciado que la tecnología con la que está trabajando la empresa es “muy anticuada” y que el número de servidores es “insuficiente” por lo que “se pierde la señal de forma constante y con ella la información fiable”. 

“Que estén vendiendo una Zaragoza  innovadora, inteligente e interconectada, choca de bruces con que los mecanismos de seguimiento de la flota sean tecnología 2G, y con un único proveedor cuando antes eran 2”. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies