Desde el pasado mes de enero, los aproximadamente 270 trabajadores de la planta de Megasider (propiedad de Megasa tras comprar la antigua Arcelor Mittal en 2016) acumulan un sinfín de protestas, paros y movilizaciones por la rebaja brutal de las condiciones de trabajo que les plantea la empresa y sin que se vislumbre soluciones al conflicto laboral provocado por la decisión de la empresa de imponer unilateralmente salarios y condiciones de trabajo una vez expirado el pacto de empresa a 31 de diciembre, en vez de acordar uno nuevo.

El conflicto se remonta al inicio de la negociación por el pacto laboral desde el 29 de septiembre del año pasado, donde la empresa les exigía trabajar más y cobrar menos proponiendo una rebaja del 20% del salario y un aumento de jornada de 16 horas. Además, se propone también por parte de la empresa una doble escala salarial para nuevos y antiguos empleados, más flexibilidad horaria, la reducción de las primas de producción o la eliminación de beneficios sociales como el servicio de lavandería, las becas de estudio para los hijos/as o cupones de compra. La propuesta de los sindicatos de rebajar el salario un 8% y trabajar 9 jornadas laborales más, tampoco fue asumida por la dirección.

Con las negociaciones atascadas ante el enrocamiento de la empresa, los trabajadores, debido a la reforma laboral del Partido Popular, han terminado bajo el marco del convenio provincial del metal lo que implica pérdidas de entre el 40% y el 50% del salario que tenían al perder pluses de turnicidad, festivos y por cambio de calendario que venían disfrutando fruto del anterior pacto de empresa.

Las movilizaciones de los trabajadores han sido masivas, con seguimientos de los paros y huelgas del 100%, provocadas por esa forma de negociación de la empresa en las que, si no aceptan la rebaja del 20% o les mantienen en el convenio provincial del metal.

Megasa, propiedad de la familia Freire habitual en las listas Forbes, tuvo en 2016 unos beneficios de 64,2 millones de euros qüe se suman a los 14,2 millones de beneficio neto obtenido un año antes. La planta de Zaragoza, por su parte, ha incrementado un 20% su producción en el último año por lo que no existen motivos económicos para rebajar las condiciones de los trabajadores.

Por todo ello, el Grupo Municipal de Zaragoza en Común presentamos para su debate y aprobación la siguiente

MOCIÓN

  1. El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza se solidariza con la lucha de los trabajadores de la planta de Megasider Zaragoza y apoya las movilizaciones que están llevando a cabo en defensa de sus derechos laborales.
  2. El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza pide a la dirección de Megasider Zaragoza que reabra las negociaciones con los sindicatos y alcance un acuerdo satisfactorio para las partes.