Denunciamos la estrategia de recurso al insulto, mentira sistemática e intoxicación como instrumento político, llevada a cabo por el Partido Popular en el Ayuntamiento. Una estrategia de degradación moral del adversario que excede los límites de la legítima crítica política, desprecia el pluralismo político, el espíritu de conviviencia y la cultura democrática.

La estrategia del PP es mentir, intoxicar y señalar públicamente a personas -cargos electos o no- y entidades sociales que después van a ser objeto de campañas de agitación y acoso por parte de la ultraderecha.

En los últimos meses, hechos como la decisión de recurrir las inmatriculaciones de la iglesia católica, el acto de representantes en el Pabellón Siglo XXI, la entrega de la Medalla de Oro a dos ciudades hermanas, Barcelona y Cambrils, tras los trágicos atentados terroristas del pasado agosto o sucesos violentos ocurridos recientemente, han sido utilizados sistemáticamente por parte del Partido Popular para acosar políticamente al Gobierno Municipal, a Zaragoza en Común y a entidades sociales de la ciudad.

En el caso del Pabellón Siglo XXI, un acto de representantes electos de hasta 10 partidos diferentes reunidos en un espacio público, en ejercicio del derecho de reunión, fueron acosados por una concentración convocada por la ultraderecha. El portavoz del Partido Popular, Jorge Azcón, mintió sobre la retirada de las banderas del exterior del siglo XXI, señalando un espacio y un acto, hostigado posteriormente por grupos de ultraderecha, coaccionando el libre desempeño de un derecho fundamental.

Otro de los casos más recientes es el intento de reventar el Pregón de las Fiestas del Pilar despreciando institucionalmente la presencia de las máximas representantes de las localidades afectadas por los dos brutales atentados terroristas, cuestionando su posible presencia en el Pregón, después de haberse aprobado por unanimidad la concesión de la Medalla de Oro a Barcelona y Salou, y mintiendo e intoxicando acerca del Premio concedido no a las Ediles, sino a las Ciudades.

Queremos y reivindicamos una ciudad abierta, amable, acogedora y pacífica, aceptamos la crítica política y por supuesto, la exigencia a nuestros y todos los cargos políticos, pero no podemos tolerar que el portavoz del Partido Popular mienta deliberadamente y agite a la ultraderecha, poniendo en grave peligro la convivencia de esta ciudad.