A las 7:00 de la mañana , Alberto Cubero y Teresa Artigas han realizado una inspección sorpresa a dos plantas de tratamiento de aguas (PRA de Casablanca y depuradora de La Almozara), detectando varias irregularidades que han hecho públicas en rueda de prensa.

  • Hay menos trabajadores que los que establece el contrato (22 en vez de 24).
  • No se han ejecutado las mejoras (5) que incluía la oferta por valor de más de 200.000 €.
  • No se realiza el mantenimiento preventivo al que se está obligado.

Aunque no se ha puesto en peligro los parámetros de calidad del agua, se pone en riesgo las instalaciones de las instalaciones. Por ello, se ha ordenado la apertura de un expediente sancionador que podría acabar con una multa al contratista.

La empresa contratista, DRACE, es una filial de ACS, y como ha dicho Alberto «es otra multinacional que engaña y estafa al ayuntamiento, como ya pasó en Ferrol».

Al ser un contrato que se gestiona desde Ecociudad (sociedad municipal), la facilidad para que dentro de 6 meses, fecha en la que acaba el contrato, se pueda remunicipalizar es mayor que en otros servicios y va a ser la linea en la que se trabaje.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies