Algunos vecinos de Montañana pagarán con el ICA dos veces por un servicio de saneamiento que no tienen.

 

El ambicioso Plan de Saneamiento de Aragón de 1989, el más ambicioso de España generó un enorme déficit, para intentar cubrir los elevados costes se creo el Canon de Saneamiento.   En 2001, se rediseñó en el nuevo Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración (PASD), que como su hermano mayor, nació abocado al fracaso por su dimensión. En 2014, vuelven a intentar hacer sostenible financieramente el plan convirtiendo el Canon en un impuesto, el ICA.

Con el nuevo plan el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés del Agua (IAA), se hizo con la gestión de la depuración que es competencia municipal, en casi todos los municipios de Aragón pero no con la de Zaragoza que ya tenía sus depuradoras. Pero la financiación del plan (PASD) requería que la mitad de la población aragonesa, la zaragozana, pagara también a pesar de que ya depura el agua.

En 2014 en la Ley 10/2014se regula el  ICA y es en  Ley  2/2016, dónde se declara la aplicación de este impuesto también a  Zaragoza, sumándose a la tasa municipal ya pagada por el mismo servicio.

La tarifa aprobada para 2016 tiene dos elementos:

  • Un componente fijo, que es una cantidad fija por cada mes. En 2016 su importe es de 5,095 €/mes.
  • Un componente variable, que depende del consumo de agua. En 2016 su importe es de 0,614 €/metro cúbico consumido

En 2016 la tarifa resultante tiene una bonificación del 70 por 100 en el municipio de Zaragoza, así como en aquellos otros municipios que hayan costeado su depuradora.

En un consumo medio,  la cantidad a pagar en 2016 es de 20-30 euros para la mayoría de Zaragozanos, sin embargo en determinadas viviendas de barrios rurales como Montañana  la cantidad por un consumo medio asciende a 100-200 euros.

La propia  LEY 10/2014, de Aguas y Ríos de Aragón  reguladora del ICA reconoce  a los usuarios del agua como derecho:

  • Obtener la prestación del servicio con garantía y calidad adecuada a su uso
  • Gozar de igualdad de trato en sus relaciones con la administración hidráulica de Aragón.

Pese a ser un derecho reconocido por la ley, la falta de inversión ha hecho posible que todavía quede en  Zaragoza viviendas  y núcleos rurales tradicionales con instalaciones privadas de depuración e incluso sin abastecimiento de agua potable.

En la mayoría de las viviendas estas instalaciones privadas consisten en fosas sépticas o pozos negros que requieren de un mantenimiento, con vaciados regulares.

La limpieza y/o vaciado se realiza con camiones que transportan los fecales a la depuradora para su tratamiento. El coste para el usuario es de unos 400 euros por servicio en concepto de transporte y  gestión de los residuos.

La cantidad abonada a ECOCIUDAD  por el tratamiento y depuración de residuo es de 22 Euros/TM más el 10% de  IVA

Pero el afán recaudatorio de este impuesto injusto contempla para Zaragoza,  excluir de la bonificación del 70% a los usuarios que viertan sus aguas residuales fuera del sistema de saneamiento municipal.

Los recibos para este tipo de vivienda rural se han cursado sin incluir la bonificación correspondiente para el municipio de Zaragoza.  No se tiene en cuenta que la tasa de saneamiento municipal se paga directamente a la depuradora, y que si bien carecen de canalización de residuos, forman parte del sistema de saneamiento municipal y tratan sus residuos en él.

Diversas organizaciones sociales aragonesas, encabezadas por la Red de Agua Pública de Aragón, hemos iniciado una campaña contra el injusto Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA)

Se ha confeccionado un recurso tipo, que es gratuito y cada titular de toma de agua (local, empresa, vivienda, comunidad de propietarios, etc.) tiene un mes para hacerlo desde que reciba la carta de pago

 

RECURSO EN PDF