Imagen: ARICO

España cuenta con alrededor de 2.500 fosas comunes del franquismo reconocidas por el Gobierno Español. Según los datos oficiales de DGA, Aragón, con alrededor de 600 fosas a lo largo y ancho de su geografía, es la comunidad que cuenta con más fosas y una de las zonas más afectadas por la represión franquista.

La ley de silencio tras el franquismo y la transición, el olvido político, la dejadez institucional y la falta de políticas públicas de Memoria Histórica y recuperación de restos, han sido suplidos por las asociaciones memorialistas que de manera voluntaria y militante se han dedicado en las últimas tres décadas a localizar, excavar, exhumar y restablecer a sus familias, los restos y las identidades de miles de personas desaparecidas, juzgadas, ejecutadas e inhumadas extraoficialmente y de manera impune durante la dictadura franquista.

Con escasos medios económicos, pero con toda la fuerza humana posible, la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO), Charata, Asociación Memoria Histórica Batallón Cinco Villas, la Asociación Justa Memoria de Novallas, Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Torrellas (AMEHITO), Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Velilla de Jiloca, Asociación Pozos de Caudé, entre otras, son algunas de las iniciativas que desde todo Aragón han surgido para dignificar y restablecer la memoria histórica de nuestros pueblos y comarcas; localizando y devolviendo los restos humanos a sus familiares y divulgando y reivindicando en el espacio público una historia y una memoria que no debe ser olvidada.

La ultima de estas campañas de exhumación en Aragón ha tenido lugar durante el mes de noviembre en el municipio de Pomer, en la Comarca del Aranda. Allí, los equipos de ARICO y CHARATA y personas voluntarias comenzaron el pasado 13 de noviembre los trabajos de localización de las dos fosas comunes del cementerio para exhumar a 10 vecinos, gracias a una subvención de la DPZ. Para continuar la segunda fase, ARICO tuvo que poner en marcha una recogida de fondos cuya acogida por parte de la sociedad civil ha sido excelente.

Estamos comprometidos con la recuperación de la memoria histórica. Por eso, hemos decidido apostar por cubrir económicamente la subvención que le habían denegado a ARICO  para exhumar los restos de decenas de víctimas del franquismo en la localidad zaragozana de Pomer. Creemos que es de justicia contribuir a la reparación de estos hechos para el descanso de familiares y amigos.