El proceso de consulta a las bases de Zaragoza en Común para decidir la postura ante los presupuestos municipales ha concluido con un amplio apoyo al Sí. El 89,7% ha dado su apoyo al proyecto de presupuestos, un 10,3% ha expresado su rechazo. Durante los días 12, 13 y 14 de enero, Zaragoza en Común ha celebrado un proceso de votación online y presencial para decidir la postura de sus concejales y concejalas en el pleno del día 15, en el que se aprobará definitivamente el presupuesto de 2018. Así lo mandata el Reglamento de la formación municipalista.

La portavoz de Zaragoza en Común, Maribel Martínez, ha puesto en valor el hecho de que ésta haya sido la única fuerza política municipal que ha sometido su decisión final a sus bases.

Tras un proceso de varios meses, el pasado lunes 8 de enero ZeC, CHA y PSOE votaron en la Comisión de Economía del Ayuntamiento la aprobación inicial del presupuesto municipal de 2018, presentado por el gobierno en noviembre de 2017.

El Presupuesto aprobado inicialmente mantiene todas las prioridades establecidas por el Gobierno de Zaragoza en su proyecto. Las enmiendas pactadas con PSOE y CHA han supuesto mover 16 millones de euros de los 753 millones que conforman el Presupuesto. En este sentido han salido adelante 20 enmiendas transaccionales que permitirán mejorar los equipamientos deportivos, la red de tuberías o el parque Torre Ramona, reforzar el apoyo al pequeño comercio o poner en marcha nuevas actuaciones de mantenimiento en los grupos sindicales de viviendas.

Zaragoza en Común presentó in voce una enmienda transaccional para destinar 200.000 euros al Real Zaragoza para el fútbol base, tal y como propuso a finales de diciembre el concejal delegado de Deporte, Pablo Hijar. La propuesta, sin embargo, fue rechazada y en su lugar ha prosperado una ayuda genérica de 800.000 para este club de fútbol que ha sido aprobada con los votos a favor de PP, PSOE y C’s, la abstención de CHA, con el voto en contra de ZeC. El dinero se detraerá de la partida de carga financiera destinada a intereses de la deuda.

Un presupuesto que consolida los derechos sociales, los servicios públicos y la lucha contra el cambio climático

El presupuesto que se vota en el Pleno del 15 de enero incluye todos los proyectos que habían sido incluidos por el Gobierno en sus diferentes áreas, que no son más que el reflejo del programa electoral de Zaragoza en Común, nuestro contrato con la ciudadanía de Zaragoza. Maribel Martínez ha señalado que en este presupuesto no se alteran las grandes lineas del proyecto presentado por el Gobierno. “El presupuesto recoge los elementos sobre los que estamos dibujando el modelo de ciudad que queremos para Zaragoza y que demandan los vecinos y vecinas: servicios públicos, urbanismo de las pequeñas cosas, lucha contra la desigualdad, inversión en los barrios, lucha contra el cambio climático, participación y cultura”, ha afirmado la portavoz de ZeC.

Este presupuesto crece un 4% hasta los 753 millones de euros lo que permitirá mejorar los servicios públicos (movilidad, limpieza, zonas verdes), incrementar la inversión un 21,7% hasta los 65,5 millones para mejorar equipamientos municipales e importantes reformas como el Mercado Central y reforzar las políticas de derechos sociales (vivienda pública, infancia, mayores, juventud o asistencia domiciliaria) con 110 millones. Este incremento de presupuesto también se verá reflejado en partidas destinadas a la eficiencia energética y la lucha contra el cambio climático y a los planes de actuaciones en barrios.

La cultura, eje transformador, contará un 5,8% más de presupuesto y asimismo se consolida el proyecto de Presupuestos Participativos con 10 millones de € para proyectos elegidos por vecinos/as y por primera vez, los barrios rurales decidirán el destino de 1 millón € de inversión.

El presupuesto recoge un incremento en todas las áreas que oscila entre el 2,3% y el 7%, excepto en Alcaldía que desciende un año más y baja un 7,82%. Habrá más ingresos: 8 millones de euros correspondientes a la Ley de Capitalidad tras 20 años de espera y otros cuatro millones en convenios con Servicios Sociales; incremento de los recursos provenientes del IASS para ayudas domiciliarias y dependencia; mayor disposición de recursos propios vía IBI a los grandes inmuebles de más de un millón de euros que estén afectos a una actividad económica y que ven aumentado el impuesto un 7% como dispusieron las Ordenanzas Fiscales aprobadas en septiembre con criterios de justicia social; reestructuración de la deuda de Zaragoza Alta Velocidad y la reducción del importe destinado al pago de intereses a los bancos. El IBI de todas las viviendas ha sido bajado, así como también el de los comercios y oficinas de menos de un millón de euros de valor de suelo.

Además por primera vez en siete años el Ayuntamiento puede acceder a financiación externa para financiar inversiones. Ello será posible gracias al saneamiento de las cuentas públicas llevado a cabo desde 2015 por el equipo de gobierno, que han permitido salir del Plan de Ajuste cinco años antes de lo previsto y reducir el nivel de endeudamiento del 124% al 100%.  El Ayuntamiento también está fuera del Plan Económico Financiero (PEF).