Zaragoza en Común denunciamos el bloqueo al proyecto de presupuestos participativos que se está llevando a cabo en los barrios rurales de la ciudad. Las y los vocales de ZeC en las Juntas Vecinales van a presentar diversas iniciativas para que los alcaldes expliquen su negativa a que los vecinos y vecinas puedan decidir el destino de un millón de euros para los barrios.

Desde el pasado 11 de enero se han iniciado en todas las Juntas de Distrito de Zaragoza el proceso de Presupuestos Participativos para el periodo 2018/2019. A lo largo de los dos últimos meses se han constituido las mesas de presupuestos participativos, se han realizado los diagnósticos que recogen las reivindicaciones históricas de los barrios y se ha abierto el plazo para que las vecinas y vecinos pudieran realizar sus propuestas. Actualmente, y hasta el 26 de marzo, este proceso participativo se encuentra en la fase de recepción de apoyos a dichas propuestas.

La realidad de los distritos contrasta con el desarrollo del proceso en los barrios rurales de la ciudad, que actualmente se encuentra paralizado. Carlos López, portavoz de Zaragoza en Común, explica que algunos Alcaldes de barrio están bloqueando el proyecto, debido a su negativa a “perder capacidad de influencia en los barrios”. Esta situación de bloqueo, denuncia López, es “desconocida para la mayor parte de los vecinos y vecinas de los barrios rurales, debido a la desinformación que la mayoría de los propios alcaldes están generando”. El portavoz de ZeC afirma que “tradicionalmente los Alcaldes de barrio han decidido unánimemente el destino del dinero y qué obras eran prioritarias, una dinámica de poder que Zaragoza en Común ha venido a romper, abriendo la participación vecinal”.

De los diez millones de euros destinados a la segunda edición de Presupuestos Participativos; siete millones están repartidos entre los 14 distritos de la ciudad, dos millones son para propuestas de ciudad y un millón es la cuantía destinada a los barrios rurales, repartido en función de los mismos criterios con los que fue repartido el Convenio suscrito del Ayuntamiento de Zaragoza con la Diputación Provincial de Zaragoza. A día de hoy los vecinos y vecinas de los barrios rurales sólo han podido participar en la fase de propuestas de ciudad y ahora en la fase de apoyo a las propuestas realizadas, lo que para Maribel Martínez, portavoz de ZeC, supone “un grave agravio y discriminación a quienes viven en todos estos barrios”.

Ante esta situación, las y los vocales de Zaragoza en Común en los barrios rurales -a excepción de La Cartuja Baja, donde el proceso se desarrollaría con total normalidad- están presentando iniciativas en todas las Juntas Vecinales con un doble objetivo: por un lado, informar a los vecinos y vecinas de la situación actual de paralización del proyecto participativo en su barrio. Por otro lado, las vocalías de ZeC instan a los Alcaldes de barrio a explicar públicamente su postura en el Consejo de Alcaldes y su negativa a que los vecinos y vecinas de los barrios rurales participen en el proceso de Presupuestos Participativos en igualdad de condiciones respecto a los distritos de la ciudad. “Los alcaldes tendrán que explicar por qué se oponen a la participación popular y a que sus vecinos y vecinas decidan sobre el destino de un millón de euros para mejorar sus barrios, especialmente cuando este mismo proceso se está desarrollando con éxito en los distritos de Zaragoza”, ha explicado López.

Además las y los vocales de ZeC exigen que se tome la decisión de iniciar el proceso con las mismas características que en los distritos, se constituyan las mesas de trabajo y se fomente la participación de personas y colectivos del barrio desde la Junta.