Damos un paso adelante para recuperar el patrimonio industrial contemporáneo de la ciudad: el que alberga la Imprenta Blasco, cerrada en 1999 y cuya maquinaria y enseres constituyen uno de los mejores ejemplos de la evolución de la imprenta en Aragón.

Para ello hemos firmado un convenio con la Asociación de Artes Gráficas, Papel y Manipulados de Aragon para restaurar de forma progresiva esa maquinaria. Luego se convocará un concurso público cuyas se diseñarán de forma colectiva para un espacio cultural que ponga en valor lo que representó para Zaragoza la Imprenta Blasco, el sector de la imprenta y las artes gráficas, su papel en El desarrollo de la ciudad y la clase trabajadora, y la comunicación.

El primer paso será retirar la maquinaria y enseres del local y trasladarlos a dependencias municipales, se verificará su estado y se determinará qué materiales son susceptibles de restaurarse para ser expuestos en un futuro, cuando el edificio esté restaurado.

Para poner en marcha este proyecto, el Ayuntamiento de Zaragoza va a destinar este año 49.000 euros. El cierre de la Imprenta Blasco en 1999 puso fin a un siglo de historia de las artes gráficas en Aragón. En 2002, el Ayuntamiento de Zaragoza bajo la responsabilidad de CHA, adquirió el inmueble y su contenido y ahora, 16 años despues, comienza su recuperación.

El patrimonio de la Imprenta Blasco inventariado está compuesto por 38 bienes:

– Mobiliario de la imprenta y maquinaria industrial propiamente dicha, a través de la que se puede seguir la evolución tecnológica que experimentó la imprenta en el siglo XIX (chibaletes, prensas tipográficas, máquinas de impresión, máquinas de manipulación de papel…)
– Mobiliario de la antigua tienda (mostradores, estanterías, caja fuerte, máquina registradora, armarios de herramientas…).
Desde Urbanismo, dirigido por Pablo Muñoz San Pio, se invertirá 1’7 millones de € para recuperar el resto del edificio para una treintena de viviendas publicas.