Zaragoza se ha sumado al “Manifiesto de Municipios por el cumplimiento efectivo del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género”, cuyo contenido se puede consultar aquí. Este miércoles 16 de mayo participaremos en las movilizaciones convocadas por el movimiento feminista de Zaragoza.

Recordamos que PP, PSOE y Cs propusieron un Pacto de Estado contra la violencia machista que ya en su momento nos parecía absolutamente insuficiente, un pacto que pretende poner 3 o 4 parches y dejar fuera otra vez la mayoría de las reivindicaciones de las Organizaciones de Mujeres y del Movimiento de Mujeres. Un Pacto que definíamos como una mera puesta en escena, un pacto sin medidas, ni compromisos concretos, ni presupuestos suficientes, ni las garantías de implementación y, además, deja fuera otra vez la totalidad de las formas de violencias contra las mujeres. Una foto de PP, PSOE y Cs, para que se cuelguen una medalla que no se merecen.

Pero además, lo que es más grave todavía y demuestra lo que decíamos, el Gobierno central no ha incluido en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2018 el compromiso económico reflejado en el Pacto de Estado.

El Pacto es insuficiente

En el pacto se limita a la violencia en el ámbito de pareja o expareja, pero la violencia machista es una violencia social que se expresa de forma individual y colectiva, en muchos otros ámbitos, en los que también es necesario actuar. Si se contempla solo el ámbito de pareja o expareja, no será posible hacer políticas efectivas de prevención, sensibilización y detección. Porque si no se parte desde el origen estructural de la violencia machista, jamás se podrá erradicar, sino solo poner parches y hacerse fotos, como en el caso de este pacto de estado.

Sin esa visión integral de la violencia machista, seguimos individualizando, seguimos transmitiendo que la violencia machista no es un problema del conjunto de la sociedad y lo limitamos a delitos cometidos en el ámbito doméstico. De forma residual se contemplan delitos sexuales cometidos en el ámbito también público y delitos transnacionales ligados a las mafias que tienen por objeto la Trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual; pero esos ya son delitos, lo que tenemos que hacer es trabajar en la prevención y sensibilización de estas y otras tantas formas de violencia contra las mujeres.

En varias ocasiones denunciamos que no hay una calendarización ni compromisos concretos de ejecución de las medidas propuestas, por lo tanto esta ley acaba siendo un “brindis al sol” imposible de evaluar con garantías. No existe un detalle económico de los costes de las propuestas, no hay una memoria económica que nos haga confiar que ni siquiera las medidas que aquí se incluyen tengan dotación suficiente. Es imprescindible que las medidas/propuestas y el dinero destinado a ellas tengan una mínima relación para que se pueda comprobar que el presupuesto es suficiente y se puede ejecutar.

Además vemos cómo falta lo más básico: incluir en los presupuestos todos los compromisos recogidos en el Pacto.

No avanza en recursos y garantías para las mujeres

No existe un paso sustancial en cuanto a las garantías, recursos y servicios que se ponen a disposición de las mujeres en situación de violencia machista, y seguimos derivando en ellas la responsabilidad de la denuncia, en muchos de los casos.

Las organizaciones de mujeres no han participado en la elaboración de la ley

No podemos aceptar que se firme un Pacto de Estado con tan escasa participación de las Organizaciones de Mujeres y los Movimientos Feministas. Y esa escasa participación se pretende trasladar a los sistemas de seguimiento, control y evaluación de este Pacto, que excluyen a las OOMM y MMFF. Es imprescindibles que el Pacto sea evaluado por órganos independientes y con participación de las OOMM.

¿Qué ley es necesaria?

Es necesaria una ley que incorpore todo tipo de violencia contra las mujeres ya sea física, psicológica, económica, sexual,…; y cualquiera que sea su ámbito de manifestación: familiar, pareja/relación, laboral, social, institucional.

Esta Ley debe estar orientada a la prevención, la detección, las sensibilización y erradicación de la violencia contra las mujeres; así como a la asistencia, protección, atención a las mujeres en situación de violencia, que garantice el pleno acceso a los derechos y a la red de recursos. Estos recursos deben ser reales y efectivos, y en su implementación se deben responsabilizar las diferentes administraciones públicas, con un desarrollo estructurado de competencias y responsabilidades públicas.

Hace falta también un verdadero compromiso por parte del Gobierno, lo que se tiene que traducir en unos presupuestos generales acordes con el contenido del Pacto.

Lo más importante para luchar de verdad contra la violencia machista, es ser feminista. Eso pasa por la denuncia de nuestro modelo socioeconómico capitalista que se sustenta precisamente en la desigualdad entre hombres y mujeres. Quien no se opone al capitalismo y al patriarcado, no ganará la batalla contra la violencia machista.

Invitamos a todo el mundo a participar en la movilización convocada el 16 de mayo a las 19:30 horas en Plaza España. ¡No faltes!